miércoles, 11 de abril de 2012

Ahorrar al contratar tu seguro de coche, hogar o vida

Hucha cerditoLos medios de comunicación parecen empeñados en recordarnos a cada momento la difícil situación económica que atravesamos. Y es que empieza a ser común descubrir a diario nuevos recortes en los servicios básicos o aumentos en los impuestos más variopintas.

En esta situación tenemos que aprender a aprovechar cada euro que ganamos con el sudor de la frente, y una de las opciones que debemos considerar es la reducción de los gastos. En esta ocasión hablaremos sobre la posibilidad de disminuir el coste anual de nuestro seguro de coche, hogar o vida.

El truco es realmente sencillo y se basa en las coberturas generales que suelen incluir este tipo de productos y que en muchos casos no son de interés para nuestra situación personal. A modo de ejemplo no son pocos los seguros de hogar que incluyen coberturas especiales para joyas en las que tal vez no estemos interesados y que pueden suponer un ahorro de algunas decenas de euros anuales en la póliza del seguro.

Otra opción para ahorrar consiste en detallar aquellos factores que juegan a nuestro favor y que pueden suponer un menor riesgo para la compañía aseguradora. Por ejemplo, en el seguro de coche, podemos destacar el hecho de disponer de garaje, o si realizamos pocos kilómetros anuales esto será un punto a nuestro favor.

Otro ejemplo sería el de algunas nuevas compañías aseguradoras que ofrecen ahorros si sólo se cubre a un conductor para el vehículo. Esta puede ser una situación común para personas solteras o sin hijos.

Durante los últimos años han aparecido una gran cantidad de jóvenes empresas aseguradoras especializadas en determinados perfiles: jóvenes, solteros, mujeres,... Simplemente debemos encontrar la que ofrezca mejores precios para nuestra situación.

Para los más prudentes existe la opción de contratar un seguro con franquicia, de forma que lograremos un considerable descuento en la póliza, y a cambio tendremos que pagar un determinado importe cada vez que demos un parte. Si damos pocos partes salimos ganando.

Finalmente no debemos desestimar el poder que ofrece internet. Hoy en día es posible obtener un presupuesto en cuestión de minutos a través de las webs de las principales aseguradoras. Si a esto le sumamos la aparición de agregadores de ofertas que hacen esta labor por nosotros en decenas de webs parece que los clientes empezamos a tener la sartén por el mango.